Datos básicos

  • Esperanza de vida: 3- 6 años
  • Longitud: 20-30  cm
  • Temperatura ambiental: Diurna de 25 a 30ºC, Durante la noche puede descender a 22ºC
  • Carácter: Dócil y vivaz
  • Costumbre: terrestre
  • Actividad: crepuscular e incluso nocturna, permaneciendo durante el día a resguardo en su refugio

Alojamiento

El terrario no necesita demasiada altura porque son animales que viven en el suelo. Solamente pueden llegar a subirse a alguna piedra grande para reposar.  El substrato puede ser turba, césped artificial, periódico o corteza de corte grueso. No es recomendable la arena ni las piedritas de acuario ya que pueden ser ingeridas y causar daños.

Se pueden tener en un mismo terrario (de las dimensiones apropiadas) varias hembras o varias hembras y un macho.

Es indispensable facilitarle escondites: troncos ahuecados, potes dados vuelta o una cueva hecha con piedras. Aunque no son muy amigos del agua ni de la humedad, sugerimos colocar un pote mediano del que eventualmente beberán.

Son de hábitos nocturnos, por lo que no necesitan ningún tipo de luz especial. Si se desea iluminar el terrario, debe colocarse una luz azul o lámpara nocturna para reptiles. Se puede utilizar una piedra calefactora, controlando que no sobrecaliente y queme al animal (recomendamos usar las que tienen regulador térmico). Si fuese necesario, se pueden utilizar lámparas de cerámica para brindar más calor, siempre y cuando no esté al alcance del animal.

La humedad no debe ser muy elevada; alrededor del 70% es suficiente. El terrario puede ser rociado, pero no más de una vez por semana. En caso de que el gecko esté por mudar su piel, se lo rocía directamente encima aunque muestre desagrado.

Alimentación

Es absolutamente insectívoro. Su alimentación debe basarse en grillos y otros insectos quitinosos. Se puede complementar con otros insectos. Si son insectos que cazamos de la naturaleza habrá que asegurarse que no tengan restos de insecticidas o venenos.

Le gusta poder cazar su alimento, por eso se pueden soltar los grillos en el terrario para que el animal los busque por sí mismo. Precaución de no liberar demasiados insectos (los que el animal pueda comerse en dos días será suficiente) porque estresarán o incluso lastimarán al gecko.

Los más jóvenes deben comer todos los días, los adultos pueden comer a días alternos. Es muy importante suplementar la comida con calcio y complejo vitamínico (para reptiles) aprox. cada tres días. Lo más práctico es meter a los insectos en un recipiente con el calcio o las vitaminas (que vienen en polvo) y sacudirlos hasta que su cuerpo esté recubierto por el polvo. Inmediatamente dárselos al gecko. A veces, sobre todo con las hembras, conviene dejar permanentemente en el terrario una tapita o recipiente pequeño con calcio que irán a lamer cuando lo necesiten.

Otros cuidados básicos

Desparasitación

Es muy recomendable desparasitarlos rutinariamente una vez al año frente a parásitos internos. Lo mejor es hacer un análisis de una muestra de heces para determinar qué parásitos tiene. Ocasionalmente pueden tener parásitos externos cómo ácaros o garrapatas que suelen ser introducidos en el terrario por los troncos cogidos del medio ambiente sin tratar.

¿Me pueden transmitir alguna enfermedad?

Los reptiles pueden ser portadores de algunas bacterias y parásitos que pueden pasar a las personas sin que el animal muestre signos de enfermedad. La más importante es la Salmonelosis. Tiene más riesgo de infección los niños pequeños, las personas mayores y las que están inmunodeprimidas. Si existen personas en riesgo que estén en contacto con el animal se puede hacer una analítica para confirmar la presencia de este microorganismo y en caso afirmativo ponerle tratamiento a nuestra mascota. De todas maneras, con una higiene normal las posibilidades de contagio son mininas, hay que lavarse las manos después de manipularlos, no ponerlo en la cocina o en lugares dónde se va a comer, tirar el agua de limpiar el terrario y las heces del animal por el water y no darle besos al reptil. Se ha de desinfectar el terrario de vez en cuando con agua, jabón y lejía.